Arte

Santiago Calatrava

La galería Marlborough de Madrid se complace en presentar la exposición Santiago Calatrava. Esculturas, cerámicas y dibujos, la primera celebrada en una galería privada en España.

Fotos: Juan Fernando Cobo – AreAparte

La exposición muestra una faceta distinta, y quizá más libre, de uno de los grandes nombres internacionales de la arquitectura a través de 18 esculturas realizadas en diversos materiales como bronce, mármol, acero inoxidable o ébano, alrededor de más de una docena de piezas de cerámica (terracotas y mayólicas) y un conjunto de acuarelas. La primera exposición exclusivamente dedicada a la escultura de Santiago Calatrava se celebró en el IVAM en el año 2001. Desde entonces se han sucedido otras en instituciones internacionales como la celebrada en 2005 el Metropolitan Museum de Nueva York que le abrió sus puertas en el Wallace Wing mostrando 24 esculturas en mármol y bronce, dibujos y 12 maquetas de arquitectura. En el 2012 la sala Nikoláyevski del museo del Hermitage de San Petersburgo albergó la exposición titulada La búsqueda del movimiento, y en el 2013 la exposicion The Metamorphosis of Space se celebró en el Museo del Vaticano en Roma.

La inspiración en la naturaleza, las formas orgánicas y el diálogo con el arte actual de sus obras arquitectónicas repartidas por todo el mundo, están presentes en la escultura de Calatrava de una manera perfectamente reconocible. En palabras de Kosme de Barañano, comisario de la exposición y autor del texto que acompaña al catálogo: “La arquitectura y la escultura en Calatrava son dos actividades que corporeizan dos acercamientos a la realidad creativa diferentes. Hay elementos en su arquitectura que juegan un gran papel escultórico, de ordenación y confrontación espacial. Por ejemplo en la forma general del aeropuerto de Bilbao y de su torre de control. Su estructura formal y edilicia, rozando la imagen fácil de la paloma abierta o del buitre cerrado en la torre de control, resulta inolvidable y se fija a la retina del pasajero como memoria construida firmemente. O en el intercambiador de transporte en la Zona Cero de Nueva York (el Path Terminal y el Transportation Hub del World Trade Center), con un proyecto realmente catedralicio y acogedor”. Pero el paso previo a toda construcción escultórica o arquitectónica son los dibujos, que en esta exposición juegan un papel esencial y se articulan alrededor de dos temáticas: los toros y los árboles. En los primeros el protagonista es el movimiento, el dinamismo de los animales hacia una dirección. El artista usa los cuernos como focos de luz blanca sobre una imprimación gris o negra. En el caso de los árboles, este movimiento es vertical, de ramificaciones y fractales que recuerdan a las sinapsis neuronales, la estructura biológica que subyace bajo todo pensamiento y toda creación.

La inspiración en la naturaleza, las formas orgánicas y el diálogo con el arte actual de sus obras arquitectónicas repartidas por todo el mundo, están presentes en la escultura de Calatrava de una manera perfectamente reconocible. En palabras de Kosme de Barañano, comisario de la exposición y autor del texto que acompaña al catálogo: “La arquitectura y la escultura en Calatrava son dos actividades que corporeizan dos acercamientos a la realidad creativa diferentes. Hay elementos en su arquitectura que juegan un gran papel escultórico, de ordenación y confrontación espacial. Por ejemplo en la forma general del aeropuerto de Bilbao y de su torre de control. Su estructura formal y edilicia, rozando la imagen fácil de la paloma abierta o del buitre cerrado en la torre de control, resulta inolvidable y se fija a la retina del pasajero como memoria construida firmemente. O en el intercambiador de transporte en la Zona Cero de Nueva York (el Path Terminal y el Transportation Hub del World Trade Center), con un proyecto realmente catedralicio y acogedor”. Pero el paso previo a toda construcción escultórica o arquitectónica son los dibujos, que en esta exposición juegan un papel esencial y se articulan alrededor de dos temáticas: los toros y los árboles. En los primeros el protagonista es el movimiento, el dinamismo de los animales hacia una dirección. El artista usa los cuernos como focos de luz blanca sobre una imprimación gris o negra. En el caso de los árboles, este movimiento es vertical, de ramificaciones y fractales que recuerdan a las sinapsis neuronales, la estructura biológica que subyace bajo todo pensamiento y toda creación.

Entre sus últimas exposiciones cabe destacar: Santiago Calatrava: Arte y Arquitectura, Prague City Gallery, Praga, República Checa (2018); Santiago Calatrava: Obras recientes, Marlborough Gallery, Nueva York (2017); Santiago Calatrava: Explorando el arte de la construcción, Georgia Institute of Technology, Atlanta, Estados Unidos (2016); Santiago Calatrava, Art Dubai, Dubai (2016); Esculturas, Cerámicas y Pinturas, Marlborough Gallery, Nueva York (2014); Santiago Calatrava. Las metamorfosis del espacio, Braccio di Carlo Magno, exposición organizada por los Museos Vaticanos y el Consejo Pontificio de Cultura, Ciudad del Vaticano, Roma (2013) y Santiago Calatrava: En busca del movimiento, The State Hermitage Museum, San Petersburgo (2013).

GALERÍA MARLBOROUGH Orfila, 5 28010 Madrid t. (+34) 91.319.1414 / f. (+34) 91.308.43.45 www.galeriamarlborough.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *