Fotografía

Arbil Iciar Manterola – Fotografía

Arbil
Mi nombre es Arbil (euskera). Sí, soy vasca. Nací en el lugar más bonito del mundo, una villa costera de nombre Zarautz, en el territorio histórico de Gipuzkoa. 
Aquí abrí mis ojos a la vida y di los primeros pasos. En Zarautz, en sus calles y rincones, sigue transcurriendo mi existencia… Aquí respiro la brisa del Cantábrico (mi mar amado), aquí me pierdo en los montes de Pagoeta. Aquí paseo por la «Reina de las playas», enorme en extensión y belleza, y destino obligado para surfers de todo el mundo. De aquí era mi «ama» (madre, en euskera), y de Zumaia, un importante pueblo marinero cercano (conocido internacionalmente por su Geoparque), era mi «aita» (padre, en euskera).
   He de confesar que me cuesta hablar de mí. La verdad es que no sé por dónde empezar, así que dejaré fluir mis pensamientos… ¿Quién sabe? A lo mejor incluso descubro algo de mí que hasta hoy desconocía.
   Siempre me gustaron los desafíos. Soy un alma inquieta. Una mujer valiente, pero también con un gran escudo protector. A veces me siento una extraña en el mundo que me ha tocado vivir. Idealista, soñadora o ilusa, no sé; herida por tanto egoísmo, injusticia, incluso crueldad, como nos rodea y que tristemente acabamos tolerando como inevitable. Ante esta realidad, me refugio en lo bello. La belleza me salva.
   El primer recuerdo que tengo de una cámara fotográfica es el de aquélla que sostenían las manos de mi aita. Yo todavía era una niña, y miraba a aquel hombre bueno con una admiración sólo comparable al amor que sentía por él. Aquellos domingos en el monte, cuando me enseñaba tantas cosas… ¡Cómo olvidarlos! En mi memoria quedaron para siempre esos momentos; en mi retina, esa imagen, su imagen, la imagen de mi padre con su cámara, con la que guardaba instantes de mar, pedacitos de monte, aquellos paisajes de infancia en los que todavía le siento. Cuando hago una foto establezco una conexión con él. Cuando miro el mundo a través del visor se encuentra a mi lado.
   Haciendo fotos me siento libre, plena. Experimento, supongo, eso que llaman felicidad. Y esa sensación es lo que me enamora de la fotografía. Cargo con mi cámara, subo al coche y me dejo llevar. No busco la foto, es ella la que me encuentra a mí. Mi mirada se detiene en algo, en ocasiones completamente inesperado, y un instante después decido llevármelo conmigo. Pulso el botón y me convierto en cazadora de luz. Lo fugaz ya no puede escapar. 
   Algo que caracteriza mi fotografía es el componente humano. Casi siempre está presente, sobre un fondo de mar, de montañas o de cualquier otro escenario en que me encuentre. Las personas, sus presencias, me cuentan cosas. Y las quiero presentes. Quizá mis imágenes sean las palabras de otros para contar historias.
   De joven hice mis pinitos con la cámara, pero dejé aparcada mi afición para dedicarme a mi familia, especialmente a mis dos hijos, Iñaki e Imanol. La fotografía no sería sin la luz. Mi vida no sería la misma sin ellos. Hace tan solo dos años que lo retomé, reencontrándome con mi fiel compañera y amiga (la cámara). Soy una fotógrafa autodidacta, no he tomado cursos de técnica fotográfica. No dispongo del tiempo que me gustaría, pero le pongo pasión a lo que hago. Siento la necesidad de crecer y seguir aprendiendo día tras día. Después de cada desafío, no tarda en llegar el siguiente. Mi creatividad, regalo de la vida, es la mejor aliada en un viaje que nunca acaba, un viaje sin destino definido, un viaje a todos los destinos.
   No tengo grandes referentes en el mundo de la fotografía aunque sí admiro profundamente a algunas personas que se sirven de su cámara para hacer el bien a la Humanidad. Citaré a Gervasio Sánchez, un fotoperiodista español que ha cubierto casi todos los conflictos armados de las últimas décadas, denunciando la injusticia y la crueldad que le rodeaba en sus viajes, pero sin perder por ello la mirada bondadosa y esperanzada del que se niega a tirar la toalla en la ardua lucha por hacer de éste un mundo mejor. La misma admiración siento por el fotógrafo brasileño Sebastião Salgado, quien también conoció de cerca la cara más oscura de la condición humana, en África, en las luchas entre hutus y tutsis, Ahora denuncia la sobreexplotación de los bosques de la Amazonia en su país y promueve su recuperación.
   Nada me gustaría más que la vida me diera la oportunidad de viajar, de viajar mucho, a lugares cercanos y lejanos, conocidos, desconocidos o nunca soñados. En los últimos años no he hecho las maletas demasiado. Y, sin embargo, sé que hay tanta belleza ahí fuera, en todos lados, en cada rincón del mundo, en la gran ciudad, en el pueblo más pequeño, en el mar, en las montañas, entre el hielo, en el desierto… Hay tanta belleza en sus gentes, en los mayores, que ya lo han visto todo; en los niños, que tienen todo por ver.
   Aspiro a que mis imágenes cuenten historias, despierten emociones, provoquen sensaciones. Quizá mi fotografía es la rendija de mi alma que me permito mostrar al mundo. Quizá mi fotografía no sea sino yo misma. Quizá mi propia historia la que cuento sin ser consciente de ello. Quizá todos esos niños, hombres y mujeres que pueblan mis fotos, sean en realidad mis compañeros de viaje, del viaje de mi vida. Próxima parada: una Exposición de mi trabajo fotográfico. Ya conocéis mi próximo reto. Ojalá pueda veros pronto en ella.
 
Arbil Icíar Manterola, FOTÓGRAFA.
 
Quiero aprovechar esta ocasión para agradecer de corazón cada consejo, ayuda o enseñanza que haya recibido a lo largo de mi andadura fotográfica. A todos, un millón de gracias. Asimismo agradezco sinceramente a la Revista Maggio la oportunidad que me brinda para dar a conocer mi obra. He pretendido estar a la altura de esta hermosa, útil e interesante publicación.
 
 
 

4 Comments

  • Nieves Ginto

    Tus fotos tienen alma, reflejas desde la vida cotidiana, hasta las más inverosímiles y maravillosas historias…todas ellas ..con una imagen¡¡¡
    Siempre al pie del cañón, mostrándonos lo que a veces somos incapaces de ver…
    Te deseo un mundo fotográfico sempiterno!!!

  • Alfonso

    Hay que reconocer que es una afición muy bonita la tuya. Mucho animo para que sigas manteniéndola viva por muchos años.

  • Lore Basurto

    Arbil , siempre te digo q eres una crack y eres una gran mujer , bien dices tú q eres una echada para adelante no te asustas con nada y todo lo q haces lo haces muy bien y no se te resiste nada , sigue así y lo cambies nunca !!
    Ya ves como te apreciamos la gran familia de Facebook eres de las pocas q tiene tanta gente seguidora , por algo será !!
    Un muxu muy grande !!
    😘🥰😘🥰

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

secciones