Literatura

El chachachá del diluvio

Medardo Arias Satizábal

Por: Fabio Martínez
Profesor titular de la Universidad del Valle y escritor
Cali, Colombia

Bañada por las aguas del Caribe y el Pacífico americano, la novela El chachachá del diluvio del escritor Medardo Arias Satizábal narra el anuncio de un segundo diluvio universal y la construcción de una nave que salvará a la especie humana.
La novela comienza en los años cincuenta durante las dictaduras sangrientas de François Duvalier “Papá Doc” en Haití, y Rafael Leonidas Trujillo en República Dominicana.
Allí, la novicia Julienne Marie de la Immaculée Conception, hija de un mercader mulato de Santa Lucía y madre holandesa, es víctima de una violación. Su relación íntima con Marianne y su pasión por la música la salvarán del holocausto.
Veinte años después, un poeta anuncia el advenimiento de un segundo diluvio sobre la tierra, y la necesidad de construir una nave cuya tripulación a bordo revelará una nueva especie sobre el planeta.
Un novelista quien es el encargado de reclutar gente para la embarcación, logra convencer a la exnovicia Julienne, un poeta anacoreta, un rastafari que toca el violín en la Orquesta Sinfónica, un exguerrillero, un empleado del Banco Central, una mujerbohemia de los años sesenta, un imitador de Benny Moré y Héctor Lavoe y un monje krishna.
Al retomar el mito bíblico del diluvio universal, el escritor colombiano Medardo Arias ha escrito una novela dura donde se descubre el horror vivido por las dictaduras del Caribe en el siglo pasado, con sus torturas sistemáticas, sus vínculos secretos con el vudú, y su tenebrosa policía secreta de los Tonton Macoutes.
Pero, así mismo, al poner nuevamente en el centro de la literatura la metáfora utópica del arca de Noé, la novela es una voz de esperanza ante un mundo amenazado por las catástrofes naturales y los cataclismos humanos.
La novela trae envuelta en sus pliegues lujuria, dolor y confinamiento, pero también, ante un planeta que está ad portas de un tsunami universal, es una luz de esperanza.
El chachachá del diluvio es una obra rica en las leyendas del Caribe y el Pacífico donde la realidad supera la imaginación y las fronteras entre el mundo de lo real y el mundo de lo maravilloso se mezclan en una sola marmita.
Allí, entre otras historias deliciosas, se cuenta la leyenda de la escuela de brujas de Panamá, el relato de las tortugas Caguama que solo hacen el amor una sola vez en vida y apenas culminan la cópula, desfallecen y mueren, y la historia de los astilleros de barcos en el Pacífico sur, lugar donde se construye el arca de Noé llamada aquí “Merci Jésus”, en homenaje a los náufragos haitianos que perecen en su intento por conquistar el sueño americano.
Como su título lo sugiere, el Chachachá del diluvio es un guaguancó literario atravesado por la conga haitiana, el merengue dominicano, el son cubano y el currulao del Pacífico colombiano.

Sobre el autor

Medardo Arias Satizábal (Isla de Buenaventura, 1956) es escritor, periodista, poeta e investigador. Fue corresponsal en Nueva York de la revista colombiana Cambio desde 1998, bajo la dirección de Gabriel García Márquez. Es columnista del diario El País de Cali. En 1987 apareció su primera obra en Colombia, Luces de navegación, que mereció el Premio Nacional de Poesía de la Universidad de Antioquia. En dos ocasiones ha sido merecedor del Premio Nacional de Cuento en Colombia. Es autor de, entre otras obras, las novelas Jazz para difuntos y Que es un soplo la vida, las colecciones de cuentos El cangrejo amotinado, Esta risa no es de loco y Juego cerrado, el poemario Las nueces del ruido o el estudio Palabra Afroamericana, en el que compila doce ensayos acerca de autores afroamericanos. Una investigación pionera sobre la literatura que se escribe en la costa del Pacífico colombiano lo llevó a publicar la antología De la hostia y la bombilla, el Pacífico en prosa, convertido en texto de estudio en numerosas universidades de los Estados Unidos y Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *