Música

Hugo Candelario González

“Hugo Candelario nació muy cerca de la selva, el río y de los instrumentos del Pacífico que convivían con su familia en aquella casa, instrumentos a los que se acercó y de los que hasta ahora no se separa.”

Hugo Candelario González

Hugo Candelario González Sevillano nació el 12 de febrero de 1967 en Guapi, Cauca. Doña Aura, su mamá, escapó de un incendio cuando él aún estaba en su vientre. Tuvo un nacimiento poco convencional y muy recordado para los que conocen la razón de su segundo nombre, pues ese día Guapi estaba en llamas y para Aurita, como cariñosamente la llaman sus familiares, llegar al hospital por las vías del pueblo era imposible, así que la ruta se hizo a través del río. “Casi nazco en la lancha”, dice Hugo Candelario, para posteriormente contar que cuando nació el médico le dijo a su mamá que había nacido un candelario.
La casa, que funcionaba como un taller de artesanías, estaba construida con materiales combustibles. Hugo Candelario nació muy cerca de la selva, el río y de los instrumentos del Pacífico que convivían con su familia en aquella casa, instrumentos a los que se acercó y de los que hasta ahora no se separa. A él no lo llevaron a conocer la magia a través del hielo, como cuentan otras historias, la magia nació con él en casa, rodeado de cununos y marimbas de chonta. Candelario lleva el Pacífico en su sangre, en sus palabras, canciones y acciones.
Desde muy pequeño su padre, don Esteban, lo encomendó al reconocido José Antonio Torres, Gualajo, para que le enseñara la marimba. Así, educado en este campo desde la infancia integró conceptos aprendidos en el Conservatorio Antonio María Valencia, de Cali, para concretar una obra musical cuya mejor expresión se ha demostrado en el trabajo adelantado desde los años 90 como director de la agrupación Bahía.
Salió de Guapi para estudiar en Bogotá, con once años de edad, el nuevo reto de Hugo Candelario fue acostumbrarse a vivir en un espacio diferente. De un pueblo tranquilo, sin carros ni congestiones, rodeado de linda naturaleza y atravesado por un enorme río, pasó a una ciudad capitalina con características totalmente diferentes a Guapi, el lugar en el que había vivido toda su niñez y al que le debe todo su amor por el arte y la cultura. Allí en la capital, escuchó todo tipo de música menos la del Pacífico, que aún no se grababa en esa época. Un día, cuando estaba en cuarto de bachillerato, un compañero llevó una flauta dulce y “a mi me encantó, me sedujo. Entonces me compré una y le pedí que me enseñara las posiciones y de ahí para allá empecé a sacar melodías, así, solo. Rapidito estaba participando en eventos culturales y en concursos con la flautita”, dice Hugo Candelario, quien recuerda que desde esa época su sueño de ser artista fue tomando forma. Regresaba a Guapi cuando salía de vacaciones en julio y diciembre, así como en semana santa. La época de diciembre era la más alegre y especial pues músicos y cantadoras se reunían para homenajear al niño Dios en un ritual conocido como arrullo.
Termina su bachillerato en Bogotá y viaja a Barranquilla para alistarse en la Armada Nacional, allí se vincula a la banda de guerra. Luego vive en Guapi y finalmente llega en 1985 a radicarse en Cali, donde inicia estudios musicales en el Instituto Popular de Cultura, en el Conservatorio Antonio María Valencia y posteriormente en la Escuela de Música de la Universidad del Valle, estudios que alterna con investigaciones particulares sobre el folclor tradicional de la región del Pacífico y otras regiones de Colombia, investigaciones que son aún su interés primordial y el eje de su carrera musical.

Hugo Candelario ha participado en varios seminarios y talleres musicales con renombrados maestros del país como Blass Emilio Atehortúa, Álvaro Gallego, entre otros, y en diferentes lugares, desde la Costa Pacífica y Atlántica, hasta La Habana, Cuba, donde tomó un taller de Música Popular Cubana, en la Escuela Nacional de Arte de este país. Estas bases académicas e investigativas lo han llevado a conformar y dirigir varios grupos y trabajos musicales: ha sido el Director Musical del Grupo Folclórico Yurumanguí (con el que participó en los Festivales de Verano en Europa, en 1991), de los montajes teatrales del Grupo de Teatro Experimental de Cali, del Grupo Joricamba, en el montaje María de Incolballet, entre otros. Además de grupos folclóricos de importantes empresas y universidades de la ciudad. Ha integrado otros grupos musicales como: Río Guapi, Teatro Luna Bruja, Banda de la Universidad del Valle, Grupo Instituto Popular de Cultura, Razas, Raíces Negras y Arcano.
Ha participado como músico invitado en los montajes de la Orquesta Sinfónica del Valle -Manglares- dirigido por el maestro Francisco Zumaque y La Sinfónica en Salsa de Currulao dirigida por el maestro Paul Dury y en el cual participó como arreglista junto con el maestro Felix Darío Morgan. Paralelo a estas actividades, Hugo Candelario se ha dedicado a desarrollar una práctica docente, pues se ha desempeñado como profesor de música en la ciudad de Cali, en el Instituto Popular de Cultura , en el Instituto Departamental de Bellas Artes, en la Secretaría de Cultura de Cali y en diferentes instituciones a nivel nacional. Además, ha sido invitado como músico y tallerista a diferentes proyectos y encuentros culturales nacionales e internacionales: Primer y Tercer Encuentro para la Promoción y Difusión del Patrimonio Folclórico de los Países Andinos (Cartagena de Indias, octubre de 2000 y Granada-España, octubre de 2002), Proyecto Odantalán
(Angola, Abril 2002), Los Orishas en el Poliedro (Caracas, 2002).
Este destacado músico guapireño ha realizado una labor excepcional en la proyección contemporánea de la música tradicional del pacífico colombiano. Actualmente, es el Director del Grupo Bahía, reconocido en el ámbito musical no sólo del Valle del Cauca y Colombia, sino también de diferentes ciudades del mundo. Este grupo fue ganador en las dos primeras versiones del Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez. Con él ha realizado varias giras por Europa, Estados Unidos y Latinoamérica. Ha participado en importantes eventos como La Gran Fiesta Latina (Londres, 1995), Los Colores de Colombia, organizado por Totó la Momposina (Londres, 1996). Representante de Colombia en Expo Lisboa 98 y Expo Hannover 2000, Festival de Folklor y Raíces (Chicago, 1999).
Ha grabado varios cds (Con el Corazón Cerca de las Raíces, Cantaré, Un Son Pa’ Cali Pura Chonta, Pura Chonta Recargado), en los cuales se desempeñó como Compositor, Arreglista, Productor y Director Musical. Ha producido diferentes trabajos discográficos: Salud en Convite por la vida (Universidad del Valle y UNICEF), Currulao Sinfónico (Orquesta Sinfónica del Valle), En Memoria a Nuestros Ancestros (Grupo Socavón), La Negra Grande le canta a Colombia (Leonor González Mina), Dejame Subí (Grupo Canalón), Golpeando Fuerte (Ensueños del Pacífico) y Grupo Experiencia.
González Sevillano ha ganado triunfos a todo nivel con profesionalismo y dedicación. Recorre Colombia, y Cuba, Escocia, Gran Bretaña, Estados Unidos, España, Venezuela, Francia y Portugal, se encuentran entre los destinos de este músico, siempre al lado del grupo Bahía. Este intérprete representa la unión entre técnica y la tradición del Pacífico y una sincronía entre músico y vocalista. En la actualidad vive en la ciudad de Cali, asesorando diversas producciones discográficas que se suman al desarrollo de planes pedagógicos en vínculo con el Ministerio de cultura. Actualmente también prepara el lanzamiento de Pura Chonta Recargado y desarrolla el proyecto de Bahía Pacific Jazz.

Centro virtual Isaacs- Universidad del Valle

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *