Poesía

MARGA CLARK – Escritora y fotógrafa

Marga Clark (n. Madrid) es una poeta, escritora y artista fotógrafa española. En 2008 recibe el Premio Francisco de Quevedo de la Villa de Madrid[1]​ por su poemario El olor de tu nombre.[2]​ En el campo de la fotografía en 2016 reúne toda su obra en la exposición antológica, Cosmogonía (1976-2016), que representa su universo creativo.
En Madrid acude al Colegio del Sagrado Corazón. En 1963 obtiene la beca Margaret Cage para cursar estudios universitarios en el Bennett College de Millbrook (Nueva York). Radicada en la ciudad de Nueva York continúa su formación en el Hunter College donde se gradúa en Cine y Teatro. En 1976 obtiene además el diploma de “Bachelor of Arts”.
Amplía su formación en el Centro Internacional de Fotografía (ICP), y en 1978 asiste al curso “Psicología del Retrato” con el gran maestro de fotografía Philippe Halsman.
En 1993-94 obtiene la beca de fotografía en la Academia Española de Historia, Arqueología y Bellas Artes en Roma.
Sus primeros trabajos en fotografía tienen que ver con el foto reportaje y los retratos de estudio. Desde 1978 a 1982 consiguió el puesto de fotógrafa oficial de la Oficina Española de Turismo en Nueva York donde tuvo la oportunidad de retratar a importantes personalidades del mundo de la política y la cultura. Plácido Domingo, José Carreras, Adolfo Suárez, Felipe González, Enrique Tierno Galván, Pilar Miró, Fernando Botero, Truman Capote, Bill Paley, Dustin Hoffman, Paul Newman, entre otros muchos fueron retratados por Marga Clark en este periodo.

Marga Clark

Precisamente en la Galería de la Oficina Española de Turismo de Nueva York inaugura su primera exposición individual en 1980. Madrid, Bogotá, Barcelona, Zaragoza y Valencia serán otras ciudades que visite su obra en los años siguientes. En 1983 se inicia su presencia en exposiciones colectivas como la Fotografía actual de España en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, en la Biblioteca Nacional de Atenas y en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid. Entre las exposiciones itinerantes en las que participa destacan: New Traditions, que viajó por los principales museos en EE.UU, desde 1986 hasta 1991, y Artistas Españolas en Europa, que se mostró en importantes museos europeos en los años 1989-1991.
De estas experiencias artísticas, gracias a la que Marga Clark va desarrollando y ampliando su obra, nace su primer libro de fotografía Static Movement/Movimiento Estático, que fue adquirido por el MOMA de Nueva York para vender en su librería.
A finales de los años 80 empieza a incorporar en su obra fotográfica una serie de poemas que culmina en 1989 con, De Profundis, un portfolio (bibliófilo) de fotografías y poemas.
En 1991 publica Impresiones Fotográficas, un libro de ensayo sobre lenguaje fotográfico. Como resultado de este trabajo imparte conferencias y talleres en diversas universidades españolas.
Desde la década de los 80 colabora con varios medios de comunicación como Diario 16, El País o La Vanguardia cubriendo como reportera gráfica diversos tema de índole nacional e internacional, además de escribir algunos artículos periodísticos y de entrevistar y fotografiar a personajes de actualidad como el tenor José Carreras o el escultor Fernando Botero.
A lo largo de su carrera ha expuesto su obra fotográfica en una veintena de muestras individuales y otras tantas colectivas en América y Europa. Destacan sus siete participaciones en ARCO y en las principales galerías de arte como Spectrum Sotos, Visor, Kowasa o Juana Mordó, entre otras.
Además, parte de su obra se encuentra expuesta de modo permanente en colecciones como la del Museo de Brooklyn de Nueva York, la Biblioteca Nacional de Paris, el Museo Español de Arte Contemporáneo de Madrid, la Collecció Testimoni de la Caixa de Barcelona, la Sociedad Estatal para Exposiciones Internacionales, la Fundación Telefónica o la Colección Helga de Alvear.
En 1999 publica su poemario titulado Del sentir invisible con el que revela al público su otra gran pasión: la poesía. Su cuarto libro de poemas El olor de tu nombre fue galardonado en 2008 con el “Premio Francisco de Quevedo” de la Villa de Madrid. Ha formado parte de diversas antologías poéticas y participado en numerosos festivales de poesía nacionales e internacionales
En 2002 publica su novela Amarga luz, un testimonio novelado sobre su tía, la genial dibujante y escultora Marga Gil Roésset (1908-1932), y será reeditada en 2011 por la editorial Funambulista. En 2015 escribe la semblanza biográfica, Mi tía Marga: Reivindicación de una memoria[3]​, que abre el libro, Marga, publicado por la Fundación José Manuel Lara.
En 2016 reúne en Cosmogonía cuatro décadas de su trabajo artístico, fotográfico y poético. Esta exposición se inauguró en la Fundación Antonio Pérez de Cuenca y en el Museo de la Fotografía (FAP) de Huete (Cuenca) en octubre de 2016. El proyecto de Marga Clark es promover una itinerancia de esta exposición antológica a nivel nacional e internacional.

Entre sus publicaciones hay que destacar

Static Movement/Movimiento Estático. Libro de fotografías en blanco y negro con prólogo de Román Gubern. J. Soto, Madrid. Con la colaboración del Banco de Bilbao de Londres y Nueva York. Madrid, 1986.
De Profundis, portfolio de fotografías y poemas. Con la colaboración de Carlos Manzano, Madrid, 1989.
Impresiones Fotográficas : El universo actual de la representación. Ensayos. Julio Ollero e Instituto de Estética y Teoría de las Artes, Madrid, 1991
Agua, libro de fotografías en blanco y negro con texto de María Zambrano. Canal de Isabel ll, Madrid, 12/1991.
Chiaroscuro, carpeta de fotografías con texto de Alejandra Pizarnic, Julio Ollero, ed. Madrid, 1993.
Locus Naked, plaquette, exposición (diálogo entre Roma y Nueva York), textos poéticos de M. Clark y poesía de Valentí Gómez i Oliver, Café Central, Barcelona, 9/1996.
Flor de Fuego , libro de bibliófilo y exposición. Textos y fotografías de M. Clark, poesías y dibujos de Valentí G. i O., J. S. ed., Madrid, 1996.
Del sentir invisible , libro de poesía. Colección: Devenir , Juan Pastor, ed., Madrid, 4/1999

Auras , libro de fotografías y poemas. Colección: La piedra que habla . El Toro de Barro – 176, Cuenca, 9/2001.
Pálpitos , libro de poesía. DEVENIR, Juan Pastor, ed., Madrid, 1/2002.
Amarga Luz. Novela. CIRCE Ediciones, S.A., Barcelona, 3/2002
El olor de tu nombre, libro de poesía. Huerga y Fierro editores, Madrid, 5/2007. Premio Villa de Madrid 2008 de poesía (Premio Francisco de Quevedo).
Amnios, libro de poesía. OLIFANTE, ediciones de poesía. Zaragoza, 2009.
Campo de batalla. Libro de poesía, Huerga y Fierro editores, Madrid, 2010.
Amarga luz. Novela, nueva edición por la editorial Funambulista, Madrid 2011.
Luzernario. Libro de poesía, Huerga y Fierro editores, Madrid 2012.
Olvidada de mí. Libro de poesía, Huerga y Fierro editores, Madrid 2014.
L’odore del tuo nome. Libro de poesía, LietoColle, editore, Faloppio (Co), 2014. Traducción al italiano del poemario: El olor de tu nombre, por Roberta Buffi; edición bilingüe.

Poesía

Marga Gil Roësset

A Marga Gil Roësset

Con tus dedos polvorientos rozaste lo indecible.
Extrajiste el ingenio de la arcilla,
la pureza del yeso y la caliza.
Esculpiste en la piedra su cisura
para atisbar en su corte los cimientos.
Tallaste el enigma del lento amanecer.
Robaste al sueño su desvelo
para moldear la transparencia.
Arrancaste del mármol su irisada nobleza
y del herrumbroso fósil la raíz.
Hoy tu rictus es polvo del granito.

Tu rostro se esfumó en la niebla.
Tu vivo ingenio cinceló
la transparencia.

Estoy condenada a sumergirme en tu silencio.
Sólo oigo tu color
tan pálido.

Porque grabaste
-Para toda la vida-
en el barro de la estatua desolada.

Porque ya intuías lo inextinguible del amor
de la luz
y del deseo.

Las imágenes se escapan de mi mente,
huyen despavoridas hacia un horizonte
menos inquietante y amenazador.
Las palabras enmudecen mi espíritu,
salen aturdidas por mi boca entreabierta.
Aspiro el efluvio embriagador de la muerte.
El dolor se aleja
el miedo me abandona.
¿Dónde estás, amor?

Es intenso el color de tu mirada.
Como la luz que irradia en la penumbra
rozando lo intangible del magnolio.
Como la esmeralda olvidada entre la hierba
o el granate ardiente que mana de tu herida.
Como el enigma cristalino que ocultan
el ónix y el topacio.

¡Cuánto más blanca será mi muerte!

Dime por qué te fuiste una mañana turbia
envuelta en la niebla de tu desaliento.
Por qué lanzaste tu sinrazón
al pozo de la desesperanza.
Cómo recrear tu luz
Cómo soportar tu ausencia.
Te busco en la intemperie de mi sentir desolado
pero sólo oigo el pálpito de la alondra
y el arándano.

Todavía amas los versos
que precipitaron tu desconcierto
y aún bebes de la profunda herida
que amamanta tu dolor.
Pero los versos ya no beben
la sangre del rocío.

Del poemario: El olor de tu nombre
(Premio Villa de Madrid 2008 de poesía “Francisco de Quevedo”)
Huerga y Fierro, editores.
Madrid, 2007

Del poemario «CAMPO DE BATALLA» (I)

A partir de un cierto punto, ya no hay regreso posible.
Este es el punto a alcanzar.
-Franz Kafka-

Existimos perdidos en un tiempo oblicuo
desgarrado por el punzón mortal
de la injusticia y el agravio.
Tropiezo con los cuerpos despojados
de luz y de deseo.
Contemplo sus rostros desahuciados
el grito ya silenciado
el grito ya encarcelado
entre labios cárdenos
y rictus petrificados por el terror
de su final cercano.
Pero la luz refulge insistente
sobre mi sien consternada
acaricia mi fragilidad
me acoge en su transparencia
me anima
me calma
como el candor del ámbar.
Avanzo esquivando cadáveres.
Allí está tendida la humanidad
desalmada, inerme.
Yacen desvanecidos los cuerpos mutilados
por el desacuerdo
la incomprensión
la ignorancia
pero yo permanezco contigo
excavando tu alma
los dos enfrentados
los dos reflejados
el uno en el otro
perdidos en la esencia
de nuestro ser seriado
dividido
multiplicado.
Nuestro ser soñado
ideado
fingido
engendrado.
Nuestro ser ficticio
aparente
figurado
sagrado
desangrado.
Nuestro ser
sacrificado.
Vagamos perdidos
en el enigma de nuestra existencia
en el exilio del ser y del no ser
el no ser oxidado
marchito
cancelado.
El no ser
oculto
exangüe
aniquilado.
El no ser
intangible
incorpóreo
extraviado.
Perdidos siempre en el delirio del misterio
en lo infalible del secreto
en la incógnita del ser
del no ser
de simplemente existir.
Sigo avanzando entre ruinas y cenizas
recojo mis sueños
esparcidos entre la sangre y el fuego
también los recuerdos.
Grito mi nombre
el tuyo
-agazapado en la maleza del olvido-.
Avanzo despacio
el tiempo es todo lo que tengo
grito mi nombre
tu nombre
el tuyo
el mío
el de la aurora que nos otorgó la vida
el de la noche que nos abandonó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *