Poesía

La Poesía de Adriana Hoyos

Por Ferran Arnaut

Adriana Hoyos

El último libro de la poeta Adriana Hoyos se publicó en la editorial Huerga y Fierro, de Madrid, con el sugerente título Del otro lado. La bella portada nos muestra una imagen que por su figura nos recuerda un iceberg y es simbiosis de nube y montaña, aunque aquí la nube está debajo. Se conjugan los tres estados de la materia, sólido, líquido y gaseoso, en una forma que transmite una sensación de movimiento. Los tres estados del tiempo son el pasado, el presente y el futuro, y la palabra es la estela que deja el movimiento del tiempo. Como esa imagen, la poesía de Adriana Hoyos es al unísono ligera y firme, etérea y concreta, estática y fluyente. Nos hace mirar adelante y atrás y buscar un no-se-qué
siempre cambiante.

  • El volumen se abre con un epígrafe que nos invita a zarpar hacia las aguas profundas del Ser, en un barco que al mismo tiempo es un iceberg, porque sus páginas se funden en las aguas de la memoria. Nos hace hermanos de Rimbaud a bordo de su arco ebrio o de
    Ulises atado a su mástil o, menos previsiblemente, del Odiseo azantzakiano en ruta
    hacia la Antártida:

Tú que sientes la caída rotunda de los cuerpos
Tú que bebes con la misma sed de sustancia
infinita
Zarpa en este barco hacia aguas profundas
Al fondo de ti mismo

  • La primera sección, «A este lado del paisaje», convoca un presente iluminado por el goce y el amor. Es el puerto del que se parte, atravesado algunas noches por relámpagos de dolor que se vislumbran en el horizonte. Es un presente que no quiere cesar, si bien a veces la continuidad temporal resulta abolida.

Desde:

Consume este segundo
Este destino cotidiano
Interpreta los silencios

Hasta:

Mi gesto no alcanza
Mi voz no se acerca
Si el amor está lejos
Sólo existe irredimible
El instante insalvable

  • En la segunda parte, «Tierra de nadie», hacemos escala en varios puertos, con vislumbres de Colombia (música de Alci Acosta), Rusia (un muñeco de nieve) o España (retratos casa gato):

Nos fuimos para no regresar
Nos fuimos para no recordar

Ciudades, parques, hoteles y calles donde habitan las pesadillas y el delirio, el esplazamiento de la voz diciente no sólo es real, también es simbólico:

Me pierdo en el laberinto cada noche
O como se llame ese lugar del sueño
Donde me asomo a ese pozo hondo

Y en esos puertos, donde buceaste en el pasado, la poeta encuentra la flor que nace al borde del abismo:

El fulgor del sol sobre un rostro
El vuelo arrebatado de la felicidad
Las corrientes sigilosas del agua

Entonces llega el momento de atravesar al otro lado, no sin antes reconocer que:

  • Aprendimos a ser de todas partes
  • Y no fuimos de ninguna¿Y qué hay allí, «Del otro lado», en esa tercera sección que da nombre al libro? La propia materia del poema, la palabra, cuyas facultades re-creativas y sanadoras son descritas luminosamente:

Dibujar una puerta en el muro
Basta para acceder al otro lado de este paisaje
O bien:

Escribir es conjurar
La forma de la angustia
En estas páginas hallamos alusiones, manifiestas unas, veladas las más, a la palabra de otros poetas: Eliot, Ajmátova, García Lorca, Pizarnik, Gimferrer…La autora comparte sus búsquedas, encarna sus angustias, asume la responsabilidad de su tarea:

Escribir palabras pájaro
Para alzar el vuelo
Escribir palabras fuego
Para incendiar el cielo
Escribir con ahínco
El desafío de los sueños

Y, una vez más, nos deja constancia de que su experiencia es lucha, en pos de un innombrable que no se conoce:

Toda palabra esconde otra palabra
No pronunciada
Ni siquiera escrita

  • En la cuarta parte del libro, se recogen instantáneas «De alrededores y más allá». La poeta esboza, perfila, descifra, recrea situaciones que revelan experiencias sin sitio, valga la paradoja.

En los márgenes del sueño
Florece el instante
Congelado en una fotografía

Ahora navegamos hacia lo desconocido, hacia aquello que no somos capaces de fijar con la palabra:

Si el árbol
La hoja
La montaña
Son sólo ilusión
¿Dónde está la verdad?

¿Y qué nos queda entonces, enfrentados a lo inaccesible?

Cómo me gustaría saber que no estoy solo
Cómo me gustaría saber que no estoy muerto
Cuando escucho pasos en la escalera de los vivos

  • Las páginas conclusivas, «Tránsitos», nos ofrecen composiciones cortas, reflexiones mínimas, descripciones breves o interrogantes planteados a-quien-quieraque-esté-allí, como si poco a poco se fuera disolviendo la propia materia del poema:

¿Quién borra las imágenes esta noche?

En esa tesitura, cuando parece posible poseer al fin el revés de lo conocido, la autora se plantea:

Abriré la ventana al mismo cielo
¿Seré la misma para los mismos ojos?
Recogeré en mi voz todas las voces

¿Son quizás tránsitos hacia el silencio? No lo parece, a tenor del verso que cierra el libro: La palabra se alarga más allá de esta vida.

Biografía

Adriana Hoyos, escritora, cineasta y gestora cultural nacida en Bogotá y radicada en España desde muy temprana edad. Los viajes marcarán su trayectoria artística y vital. Como escritora ha participado en encuentros internacionales de poesía en Colombia, España, Francia, Italia, Macedonia. Sus poemas se han vertido al albanés, francés, inglés, italiano, serbio y rumano.
Ha publicado los libros La torre sumergida, March Editor, Barcelona, 2009. La mirada desobediente, Devenir Editores, Madrid, 2013, Del otro lado, Huerga & Fierro, Madrid, 2017. En 2015, su poema A una dama de Tsárskoye Seló quedó finalista en el II Premio Internacional de Poesía Jovellanos y se incluyó en el libro El mejor poema del mundo (Ediciones Nobel, Oviedo, 2015).
Su obra aparece en varias antologías nacionales y extranjeras: Antología Futyrë Sirene. Macedonia, 2014. Antología Zërat e Ujit, Macedonia, 2015. Antología De Mediterráneo en Mediterráneo, Huerga & Fierro Editores, Madrid, 2016. Antología Dialoghi. Edizioni Eva, Venafro, Italia, 2017, Traducciones de Giuseppe Napolitano. Antología Escritores recónditos, Parnass Ediciones, Barcelona, 2016. Antología Farmaco de Amore. Edizioni Eva, Venafro, Italia, 2018. Traducciones de Giuseppe Napolitano. Poéticas del Origen. Génesis y permanencia de la poesía de mujeres. Edición Jaime D. Parra. Huerga & Fierro Editores, Madrid 2019

Poesía

TODA PALABRA ESCONDE

Toda palabra esconde otra palabra
Una verdad aplazada
Una voz enmudecida

Y aquello que nombro
Es sólo aproximación
Recuerdo en la bruma
Sílaba que tímida abre

Toda palabra esconde otra palabra
No pronunciada
Ni siquiera escrita

Quito velos que ofuscan
Tan sólo un instante
Espero hacerla mía

Mas siempre queda una palabra
Que obstinada se resiste
Se resiste a ser borrada

De Del otro lado, libro “Del otro lado”
Huerga & Fierro, 2017, Madrid

LOS BAÑOS
(Confesionarios del siglo XXI)

Celdas de retiro donde recuperarnos
De la dañina luz del día y del bullicio
De la asfixiante verborrea del mundo

Improvisados templos
Donde se deposita lo inconfesable
O mejor aún donde por fin a solas
Confesamos ante nosotros mismos

Frente al espejo sin aristas
Nos lavamos las manos
Somos iguales un instante

Aquí se fotografía
La calavera del tiempo
Se ensordina el solitario orgasmo
Del estaño aflora el grito

Entre blancas baldosas
Te atrapará ilimitado
El espacio de tu ser

De EL DESTINO A CADA PASO, libro La Mirada desobediente.
Editorial Devenir. Madrid 2013

LETANÍA DEL MIEDO

Tengo miedo y no debería
Pues conozco la escalera al cielo
Las nubes atadas a los pájaros
Las risas de las mariposas

Tengo miedo y no debería
Pues conozco los discursos de la luz
Pero hace frío y es de noche
Y todo es denso vertical y cortante

Tengo miedo de ser dos o ninguno
De estar sola siempre a tu lado
Tengo miedo de estas manos
De este brazo de esta espalda

Y esa voz al otro lado del teléfono
Lava pura en el estómago de este océano

Me han enseñado a pensar en infinitos
Me han revelado los arpegios del silencio
Pero tengo miedo de mí misma
Enemigo cosido a mi piel

Que me acompaña cada día
Como una lengua muerta
Como una sombra escasa
Como un padre nuestro

Tengo miedo y ya es de día

De LA VIDA A SORBOS, libro La Mirada desobediente.
Editorial Devenir. Madrid 2013

Biografía

Adriana Hoyos, escritora, cineasta y gestora cultural nacida en Bogotá y radicada en España desde muy temprana edad. Los viajes marcarán su trayectoria artística y vital. Como escritora ha participado en encuentros internacionales de poesía en Colombia, España, Francia, Italia, Macedonia. Sus poemas se han vertido al albanés, francés, inglés, italiano, serbio y rumano.
Ha publicado los libros La torre sumergida, March Editor, Barcelona, 2009. La mirada desobediente, Devenir Editores, Madrid, 2013, Del otro lado, Huerga & Fierro, Madrid, 2017. En 2015, su poema A una dama de Tsárskoye Seló quedó finalista en el II Premio Internacional de Poesía Jovellanos y se incluyó en el libro El mejor poema del mundo (Ediciones Nobel, Oviedo, 2015).
Su obra aparece en varias antologías nacionales y extranjeras: Antología Futyrë Sirene. Macedonia, 2014. Antología Zërat e Ujit, Macedonia, 2015. Antología De Mediterráneo en Mediterráneo, Huerga & Fierro Editores, Madrid, 2016. Antología Dialoghi. Edizioni Eva, Venafro, Italia, 2017, Traducciones de Giuseppe Napolitano. Antología Escritores recónditos, Parnass Ediciones, Barcelona, 2016. Antología Farmaco de Amore. Edizioni Eva, Venafro, Italia, 2018. Traducciones de Giuseppe Napolitano. Poéticas del Origen. Génesis y permanencia de la poesía de mujeres. Edición Jaime D. Parra. Huerga & Fierro Editores, Madrid 2019

“Adriana Hoyos escribe como siente, como piensa, como actúa, como sueña (…).Nuestra poeta no echa abajo el tiempo, lo traspasa y se sitúa al otro lado, en la eternidad de cada momento de su existencia. Poesía en voz baja advirtiéndonos que dando vueltas y vueltas hilamos una pared en la que cercarnos. Poesía lírica, meditativa, testimonial, incluso urbana. Que lleva a preguntarnos, como Álvaro de Campos, ¿cuándo despertaremos de estar despiertos? Que nos invita a pensar en todos los que se marcharon guiados por las estrellas”. Ángel Guinda. Poeta, ensayista y traductor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *