Fotografía

Fiorella Brunetti – Comprensión más allá de la visión

“Desde siempre, desde pequeña recuerdo muy bien que tenia siempre en mi mano una cámara fotográfica aunque se trataba solo de un juguete que utilizábamos nosotros los niños para divertirnos.
Mi padre con sus raíces italianas, como apasionado viajero y exquisito diseñador tenia también siempre una cámara en sus manos y yo mirándolo soñaba de hacer bellas fotografías. Este deseo me acompañó siempre también porque como una bella joven que me decían que era, hacía de modelo y delante de mi por varios años vi solo cámaras.. y es así como los recuerdos de mi juventud me llevan a luces y flashes en mi rostro mientras caminaba por las pasarelas y soñaba con ser yo la fotógrafa; Mientras tanto utilizaba las viejas y maravillosas cámaras donde el rollo de 24 o 36 fotos tenía que ser suficiente para plasmar cualquier tipo de imagen; sucesivamente no veía la hora de tener las fotografías estampadas en el papel y me deleitaba a sentir el perfume que las fotos emanaban apenas eran reveladas.
Amaba y amo los colores fuertes y es ai que el «sello» de mis fotografías es sin duda la magia de los colores, por esto estoy segura que mis raíces latinoamericanas han influido en esto particularmente, hablo de raíces latinoamericanas porque nací en Colombia y viví allí hasta mis 35 años, mi madre colombiana y mi padre italiano.
En los años del colegio y escuelas superiores me distraje un poco y me alejé de esta pasión. Fueron años de estudio y trabajo, pero pasando el tiempo me daba cuenta que el trabajo social que desempeñaba me llevaba a lugares lejanos y maravillosos y me resultaba imposible no plasmarlos en una foto. A veces dejaba aparte lo que hacia y me escapaba a hacer fotografías.

La naturaleza, ahí empecé a conocerla de verdad y a amar cada cosa que veía, cada paisaje, cada árbol, cada flor, cada atardecer o amanecer, porque la misma que me ofrecía un pais tropical era un regalo para mis ojos; para mi todo comenzó a transformarse en fotografía. Tenia en ese entonces 20 años y en esa época viajé a la Argentina en donde viví por mas de cuatro años y donde conocí personas espléndidas que compartían conmigo los mismos deseos de aprender los secretos de la fotografía en aquella época. Fueron años de aprendizaje y práctica.
Llegando a Italia a la edad de 35 años tenia ya una buena preparación pero todavía las cosas eran un poco complicadas, no tenía aún la
posibilidad de experimentar con la fotografía digital, no la conocía.
Debía pensar en mi nueva vida en un pequeño pueblo medieval llamado Varzi, gloria para mis ojos. En ese tiempo no disponía todavía de una cámara adapta. Pensaba…’bueno, ha sido solo un sueño’. No tenia en cuenta que las cosas para mi cambiarían radicalmente. De pensar en archivar definitivamente la idea, el sueño de plasmar cada maravilla que veía, finalmente y ya con 50 años, llegué a convencerme que mi sueño podía convertirse en realidad. Tuve que dejar mi trabajo por motivos de salud pero sentía siempre este deseo dentro de mí; ahora tenia el tiempo y me daba cuenta que cada fotografía me daba el impulso para hacer otras, …y finalmente tenia mis cámaras.
En ese entonces llegó también la fotografía digital y con esto el boom de las redes sociales y es así que comencé a intercambiar mi trabajo con fotógrafos de todo el mundo, para mi un gran empeñó, un reto día a día, un aprendizaje constante. Esto me entusiasmaba y como consecuencia de este entusiasmo todo este mundo empezó a hacer parte de mi vida cotidiana y fue como un bálsamo para mi salud, cada vez que hacia fotografía me olvidaba de cada dolor. La pasión por lo que hacia, la diversión, eran una especie de terapia y lo son hasta el día de hoy.
Comencé a viajar, regresé por un largo tiempo a Colombia y me divertí tanto hasta llegar a regresar con mas de 3000 fotografías. De estos viajes…Croacia, España, Francia, Eslovenia y gran parte de Italia tengo imágenes indelebles.
Confieso que no me defino una profesional, me describo como una «profesionalmente apasionada».
Tengo tantos amigos fotógrafos que aprecian y respetan más que todo mi estilo fotográfico, un estilo lleno de colores y muy variado, no me detengo en un solo sujeto, en un solo tema, y no hago mucha manipulación en pos producción, «fotografía natural» como la llamo yo, casi que elemental y aunque he estudiado un poco pienso que soy una atodidacta.
Admiro el trabajo de fotógrafos españoles, argentinos y japoneses que tienen una sensibilidad especial, de ellos he aprendido tanto. Estoy satisfecha de lo que he alcanzado, convencida que debo continuar a trabajar día a día para llegar a un nivel superior.

Hoy tengo mi propia galería, otro sueño hecho realidad, estoy feliz con este proyecto que nació hace ya dos años.
Mi predisposición artística que lentamente he desarrollado haciendo también todo tipo de objetos trabajando el papel y la arcilla y este deseo de hacer fotografía nacen seguramente de la inclinación artística de mis padres, de una madre con manos prodigiosas y naturalmente de mi padre grande diseñador y artesano.
Mi dirección fotográfica? Simplemente no ignoro nada y lleno todo de bellos colores, en lo posible naturales, pero colores y mas colores.
Uno de los viajes que mas satisfacciones me ha dado es el que hice a Tenerife en España, interesante fueron meses de un viaje bellísimo donde la particular naturaleza de esta isla, diría única y el océano tan majestuoso me llenaron el corazón.
No quiero extenderme con explicaciones inútiles porque considero que la fotografía no debe ser explicada sino comprendida mas allá de la visión, observada y admirada.
Al final me queda solo una conclusión:
La fotografía se debe hacer con el corazón, con el alma y con la mente. Puedes poseer la mejor de las cámaras fotográficas que de pronto no llegas ni siquiera a conocer totalmente, pero si no posees una pasión «afilada» no obtendrás nunca grandes resultados, una cosa que en cambio puedes seguramente obtener con la mas simple de las cámaras si tienes tu alma
y tus ojos conectados…y hacer obras de arte.
Años enteros de sueños finalmente hechos realidad, porque si deseas fuertemente algo puedes obtenerlo, en mi caso años de «Buena Luz».

Fiorella Brunetti –

6 Comments

  • Fiorella Brunetti

    Que bello,.muchas gracias por el espacio dedicado a mi trabajo.
    Bella revista, grande trabajo, muchos exitos en todo.

  • Marcelo Caputo

    Disfruté enormemente de tu relato, tanto como de tus bellas fotografías, felicidades Fiore, un cariño grande!!

  • Delia Jaramillo

    Preciosas las fotos y magnifico relato de tu pasión por la fotografía.
    Se siente esa conexión del alma con tus ojos y de tu deseo de expresarte en las imágenes. Gracias por compartirlas y felicitaciones.

  • Fiorella Brunetti

    He leido solo hasta ahora los comentarios de mis amigos gracias, estoy feliz de haber regalado un instante de belleza con mis palabras y mis fotografias.
    Un abrazo grande Arbil, Marcelo, Ivonne, Delia ❤️
    Los quiero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *